Cómo brindar Terapia en Línea

Deseo compartir contigo mi experiencia como terapeuta en línea, como maestra y como acompañante de procesos de crecimiento de muchas personas a lo largo de mi propio desarrollo profesional. Te invito a conocer algunas de mis ideas, en el marco de la contingencia que vivimos en el 2020, en la que nos hemos visto en la necesidad de aislarnos, cuidarnos de estar cerca de otras personas, dejar de trabajar, salir y en general vivir como lo hacíamos.


Muchos de nosotros nos hemos debido adaptar a las nuevas cinrcunstancias, sin embargo nuestros recursos psicológicos, físicos, económicos y por supuesto emocionales, se ven afectados y disminuidos. Necesitamos apoyo y empatía para manejar la ansiedad y controlar el estrés y la angustia ante las modificaciones a las emociones y agregan inseguridad, inestabilidad e incertidumbre al ambiente en que nos desarrollamos.


Los terapeutas sabemos que es un momento que nadie habíamos vivido y que por tanto debemos actualizar nuestra práctica y ofrecer un servicio profesional y de calidad, ética y compromiso renovados.


En lo personal ofrezco terapia en línea desde hace varios años y he tenido la oportunidad de acompañar en su crecimiento a personas de muchos países, en procesos terapéuticos centrados en la persona en los que utilizamos la terapia de artes expresivas como una alternativa que en algunos casos ha sido un camino de resolución, encuentro y hallazgos transcendentales y hermosos.


Como terapeuta que trabaja tanto de manera presencial como virtual, aprecio las bondades de ambos formatos y conozco las desventajas de trabajar de manera virtual, siempre será mucho más cercano y preciso el acompañamiento en persona y la experiencia sensorial y motriz compartida y la lectura del lenguaje corporal constituirán un contenido invaluable para que los procesos sean más profundos y completos.


Sin embargo en tiempos como los que vivimos debemos comprender que la circunstancias desconocidas favorecen ser vividas como experiencias traumáticas y muchas personas se experimentan amenazadas, desarrollando reacciones de lucha, huída o congelamiento que requieren atención y prevención.

La terapia en línea es una opción que permite a las personas tener acceso al apoyo, el sostén, la escucha, la contención y el acompañamiento, desde su casa o desde donde estén confinados, evitando salir o transitar por lugares que pueden resultar de riesgo, y esto aplica tanto para el paciente como para el terapeuta, quien desde una perspectiva humanista en que la aceptación, la ausencia de juicios, el acompañamiento empático y el apoyo sin condiciones, pone a disposición de sus pacientes herramientas que van desde el uso de la tecnología para una mejor sesión, hasta aquellos recursos profesionales específicos que requiera cada persona que atiende.


Es compromiso de cada profesional el revisar sus posibilidades de acercamiento y extender su conocimiento, habilidades y destrezas creativas en el marco de la tecnología y en el aprovechamiento ético de los recursos que hoy día ofrece el internet. Por esto sugiero considerar las siguientes recomendaciones para terapeutas, psicólogos, coaches y acompañantes de procesos de desarrollo humano que deseen desarrollar su práctica en este nuevo marco en el que la adaptación y la práctica ética, son los comunes denominadores a tener presentes en todo momento.


Evalúa las opciones y tus propios recursos


Antes de aventurarte en el terreno de la terapia en línea, te sugiero hacer un recuento personal sobre tu desarrollo profesional de manera presencial de forma que consideres este nuevo camino como uno de crecimiento profesional. Dar el paso de trabajar en línea requiere que cuentes con experiencia de trabajo presencial, de forma que estés familiarizado con el trato con pacientes, con posibles circunstancias inesperadas, con resolución de conflictos y que además cuentes con la seguridad por ejemplo, de contar con un equipo de computación y telefonía eficiente, poder llevar un registro de tu propio trabajo de manera eficaz, brindar un abordaje claro a tus pacientes, ofrecer alternativas de canalización con otros profesionales en caso necesario y cobrar y facturar de manera transparente entre muchos otros temas.


Diferencia entre la terapia en línea y el uso de recursos teconlógicos en terapia


La tecnología ofrece una variedad de recursos que permiten al profesional desde hacer evaluaciones por medio de programas específicos, hasta usar aplicaciones que permitan al paciente "vivir" experiencias sensoriales y corporales virtuales, en el espacio del consultorio, sea éste presencial o en línea.

El uso de los lentes te tercera dimensión y los programas de realidad virtual son cada vez más frecuentes en el marco de los procesos terapéuticos tanto presenciales como virtuales, sin embargo utilizarlos en lo profesional, requiere un entrenamiento consciente por parte del terapeuta, que debe estar preparado para ofrecer a sus pacientes en todo momento, no solamente el recurso tecnológico, sino la contención, acompañamiento, supervisión, registro, evaluación y seguimiento del mismo proceso en que se recurre a este tipo de apoyos, que siempre deben ser usados con el objetivo de facilitar el camino de la terapia.


Al hablar de terapia de artes expresivas, el uso de programas de dibujo, pintura, modelado, escultura e incluso de mediación artística, facilita que las personas expresen y exploren territorios nuevos que les brinden alternativas desde la metáfora, siempre acompañados del profesional que conozca y guíe en su aplicación y de seguimiento tanto al proceso como al producto dentro del marco de las sesiones y en los espacios de tiempo entre las mismas.

De esta forma, hay diferencias básicas entre el uso de la tecnología en la terapia y el uso de programas y aplicaciones en el proceso. Ambas posibilidades deben ser comentadas y evaluadas por el paciente, de forma que al aplicarse se cuente con empatía y confianza suficientes para su implementación en el proceso.



Crear presencia en internet


Las redes sociales son una herramienta fabulosa para darse a conocer y tener un gran alcance, ya sea por medio de publicidad orgánica o pagada, sin embargo cuando hablamos de ofrecer un servicio de calidad lo que debemos considerar como prioritario, es la generación de contenidos que expresen con claridad el servicio que se ofrece así como el perfil de quien lo pone a consideración del paciente.

La presencia en internet incluye el uso de redes sociales, así como la creación de una página web y la participacón en foros, redes, colaboraciones, publicaciones, etc., que brinden al lector una imagen confiable de un profesional. Cada persona puede elegir con cuidado la forma en que manejará su presencia en internet, la calidad y cantidad de publicaciones, así como su frecuencia, destacando la separación entre el uso personal y el uso profesional de cada recurso.


Es importante recordar que la presencia en internet tiene un alcance incalculable en tiempo y espacio, de forma que quizá lo publicado ahora quede guardado tanto en la memoria de los seres humanos que lo lean como en los dispositivos, bancos de datos, servidores, etc., de forma que pueda ser encontrado en otro tiempo y espacio, aún cuando el creador de lo publicado lo borre del sitio en donde lo escribió, incluso de manera inmediata a la publicación. Recomiendo siempre tener presente que estar en internet implica "quedarse" y por tanto el cuidado de lo que se publica se convierte en una pregunta a responder como ¿qué imagen deseo proyectar sobre mi desarrollo profesional?

Si deseas iniciar por responder esta pregunta, te invito a colocar tu nombre en el buscador de tu preferencia y ver qué aparece, en dónde te ubica el buscador y cómo te encuentras a ti mismo. Pregúntate si encontrar datos de ti es de tu agrado, ya que eso justamente es lo que sucederá en cuanto te decidas a tener presencia en internet, sea de manera personal o profesional.


Una sugerencia adicional es tener en cuenta que la presencia en internet y el uso de la tecnología para ofrecer terapia en línea, requieren una inversión de tiempo considerable y una comunicación escrita suficientemente fluida y bien escrita, ya que las personas se comunican primordialmente por mensajes de texto y eso a su vez requiere tener abiertas las aplicaciones por medio de las que te comuniques, en lapsos prolongados, brindando atención y respuesta en tiempo real.

Siempre es posible usar robots que contesten preguntas y te brinden la posibilidad de una comunicación asincrónica con los posibles clientes, sin embargo es importante recordar que en terapia, el vínculo, la cercanía y la comunicación efectiva, marcan la diferencia. Por todo lo anterior, la administración de tu tiempo y el hacer uso de tus recursos de manera eficiente, se convierten en tareas fundamentales para un ejercicio profesional exitoso.




Cuidar los contenidos y ofrecer información de calidad


Publicar con calidad implica cuidar desde el nombre propio, el título, formación académica, experiencia profesional, las imágenes, los textos, así como las recomendaciones que puedan formularse a los lectores. Es importante considerar no ofrecer diagnósticos ni dar fórmulas o recetas mágicas para ningun padecimiento, recordando que cada persona y cada circunstancia son distintas y por tanto requieren atención especial y personal.


Sugiero publicar contenidos propios de manera periódica y expresarse con claridad, esta es una forma de darse a conocer desde lo profeisonal y lo personal. Muchas veces los pacientes leen al terapeuta en internet y esperan recibir en persona a alguien que "suene" como le conocieron por su manera de escribir. Por supuesto recomiendo usar referentes bibliográficos que brinden sustento a la práctica y que pongan en evidencia la formación académica y profesional. De esta forma desde las más sencillas publicaciones hasta textos como éste que lees, se convierten en una posibilidad de diálogo que puede extenderse desde el abierto mundo virtual a la privacidad del espacio compartido en el consultorio.


Publicar en redes sociales como facebook e instagram permite compartir frases, citas, sugerencias breves y artículos, mientras que crear un blog sugiere la creación de publicaciones más profundas, prolongadas y comprometidas con el lector, que a la vez ofrecen una imagen de mayor profesionalismo.


Actualizarse en el uso de aplicaciones, redes y recursos


En el uso de la tecnología, desde la computadora y el celular, hasta los programas y aplicaciones, cambian constantemente y en muchas ocasiones es sorpresente lo vertiginoso que pueden resultar las actualizaciones de páginas, redes, etc., de esta forma cada terapeuta requiere invertir tiempo y cuidado en que sus aparatos estén protegidos contra fallas técnicas, virus, hackers, etc., y en el conocimiento y uso de aquellos recursos que le sean necesarios para su práctica profesional. Un aspecto delicado y muy importante es el manejo de los datos propios y de las personas que se atiende, mismo que requiere la mayor confidencialidad y el respaldo por medio programas y discos externos, evitando el uso en equipos ajenos o en lugares públicos.


Sugiero a quien no se sienta seguro de su competencia tecnológica y desee aventurarse en este terreno, hacer una búsqueda cuidadosa de profesionales en agrupaciones, sociedades o colectivos, que permitan la incorporación de nuevos miembros y aporten la tecnología, agenda, recursos e incluso mercadotecnia y opciones de pago para el cliente, facilitando así que el profesional en la salud dedique su tiempo a lo que sabe hacer y no desperdicie recursos en explorar opciones tecnológicas que quizá nunca logre manejar como lo hace un experto.


Encuadrar el proceso y hacer el mejor uso de los medios de comunicación


En la actualidad hay muchas aplicaciones y redes sociales que pueden ser utilizados para ofrecer terapia en línea, sin embargo alguno de ellos sugiere que el paciente y el terapeuta sean "amigos" o se conecten por medio de una red en la que los límites pueden quedar ambiguos o poco claros. En lo personal sugiero tener presente el hacer un encuadre preciso en el que se comenten las formas de comunicación y medios a usar en el seguimiento del proceso. Cualquier medio o red social puede ser usado, siempre que se acuerde con la persona que se atiende la forma de trabajar, seguir y/o acompañar el proceso. Una buena elección de medios y un acuerdo claro en la forma de usarlos, forman parte de la construcción de empatía y confianza necesarios para un seguimiento en el que la persona se sienta segura.


En el encuadre, es importante contar con información de salud del paciente, de forma que antes de iniciar el proceso, se evalúe su pertinencia. No todos los casos son susceptibles de recibir terapia en línea y esta práctica puede resultar de riesgo para personas con una depresión severa, pensamientos suicidas, violencia y abuso reciente sin período de seguridad post trauma, consumo elevado de sustancias, trastornos alimenticios en etapas avanzadas, violencia intrafamiliar, etc., de esta forma, en todos los casos es indispensable tener una entrevista previa al inicio del proceso y poner en evidencia el acuerdo de voluntades, responsabilidades y compromisos de ambas partes por medio de un documento en el que se exprese el consentimiento informado. En ningún caso recomiendo brindar terapia en línea a menores de edad o a personas que eviten brindar información precisa sobre tratamientos psiquiátricos o médicos.



Mantenerse flexible, abierto, optimista y humano


La constante es el cambio y como he mencionado, adaptarse a él requiere mantener una actitud de apertura y escucha constante que deje a un lado las certezas y permita que la creatividad se desarrolle. Recordemos que el género humano es resiliente y ha pasado a lo largo de toda su historia por crisis tremendas que han minado sus fuerzas pero nunca lo han derrotado. Estas circunstancias pasarán y seremos diferentes, habremos creado nuevas conexiones y recursos, habremos abierto nuevos caminos y veremos distintos horizontes.


Al acompañar en sus procesos a las personas, debemos recordar nuestra propias fortalezas y renovar la vocación y la convicción de ser profesionales, por tanto una mente flexible que permita ajustes, adaptaciones y cuestionamientos, siempre será de utilidad ante los desafíos y carencia de respuestas, factores comunes en la contemporaneidad. Cuando se ofrece terapia en línea, es posible acceder al espacio privado de muchas personas en contextos que no se conocen y que van desde el propio país hasta el más recóndito rincón a muchos kilómetros de distancia. Habrá entonces que conservar la apertura para aprender nuevas formas de vivir, de comunicar, nuevas palabras y expresiones, nuevas formas de interacción en culturas ajenas y nuevas maneras de resolver circunstancias.


Aprender es un proceso interminable que siendo terapeuta se potencia de manera exponencial. Conocer a las personas es una experiencia que te puede mantener fresco, entusiasmado y expectante, pero que a la vez es un desafío que desgasta si no mantienes y cuidas tu propia salud. Deseo que si decides incursionar en esta nueva forma de trabajo, lo hagas consciente, lúcido, decidido a servir a los demás y crecer en tu desarrollo estando preparado y sobre todo, feliz.

Estoy a tus órdenes si deseas recibir mayor información sobre procesos terapéuticos presenciales o en línea, agendar una cita o aprender conmigo. Cada día es un excelente momento para iniciar un camino nuevo, ¡te espero!


Aurora Luna Walss.

Psicoterapeuta especialista en la prevención y tratamiento del trauma

Whatsapp +52 1 8711785249

Conoce sobre mi trayectoria profesional haciendo clic sobre mi nombre.





Te invito a cursar "Cómo Brindar Terapia en Línea", toda la información la encuentras haciendo clic en el enlace


129 vistas

CONTÁCTAME

Consultorio- Taller

Paseo de las Etnias 84

Residencial las Etnias

Torreón, Coah.,

México

Cel. +52- 1 8711785249

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon