El arte es un estado del alma



Según Marc Chagall, el alma puede tener un estado similar al arte. Ya que sabemos que dentro de cada ser humano hay un alma, pero pocos podemos identificarla y sentirla, entonces es indispensable entender cómo es el arte para explicarnos un poco más acerca de nuestra propia alma.

Hablar del alma me parece bastante difícil y abstracto, sin embargo hacerlo respecto del arte no me es desconocido.


Hacer arte me hace sentir que puedo hacer cosas por mí misma, me hace creer que pueden salir por mis manos ideas, colores, formas y texturas tanto que ya he visto, como nuevas, sorpresivas, fantásticas. Al contemplar una obra de arte puedo meterme dentro y sentirla, aunque también, como me ha pasado muchas veces, resulta que el arte no me provoca nada...(he de reconocer que me cuesta mucho trabajo comprender el arte abstracto y mucho más cuando se supone que debo dejar que me haga sentir algo que desconozco).

El arte manifestado como canción, me hace querer escuchar, poner atención y luego, querer cantar!!!, hay tantas canciones que me gusta tararear y volver a oir una y otra vez...




Esto es tan sencillo como poner un ejemplo: La canción "For the first time", cantada por Rod Stewart, provoca en mi una ternura que siento pocas veces, me hace evocar momentos y circunstancias muy personales e íntimas y transportarme en el tiempo lejos, muy lejos, a un momento que deseo acariciar y volver a sentir y al recordar esto, empiezo a sonreír, cambio de humor y todo se vuelve paz...¿les ha pasado alguna vez?, ¿con qué canción?.


El arte en forma de baile, me hace entender que mi cuerpo tiene funciones y posibilidades increíblemente variadas, tanto ver bailar, como bailar dejándome llevar por la música me hace entender lo que significa el equilibrio, el movimiento, la fuerza, la gracia, el peso, la altura, en fin, he podido entender muchos conceptos de física gracias al baile y los he trasladado a mi persona, qué maravilla poder distinguir entre un metal pesado, porque lo comparo con mis pies, así como un gas noble porque lo comparo con mi pelo al flotar en el aire!, ahora me doy cuenta de que hasta la química es más fácil.


El arte a través de la escultura me hace admirar y sentirme pequeña cuando por ejemplo veo las obras de Miguel Ángel, de Sebastián y de otros grandes que me han enseñado que los huecos pueden llenarse, que no todos los espacios tienen que estar ocupados, que las sombras crean formas que puedo cambiar dependiendo de dónde decida colocarme y que los materiales pueden transformarse de acuerdo a los sueños.


A través del teatro, puedo entender que las emociones que siento no son únicas y que incluso, hay muchas emociones que yo misma no he explorado y otras, que a pesar de haberlas sentido, he reprimido y guardado, cuando nada malo hubiera pasado si me hubiera permitido sentir. Actuando como alguien más, es posible descubrir opciones en la vida, que jamás nos hubiéramos permitido por tener una personalidad fija, entonces, es posible encarnar en otros cuerpos, con otras caras, con otra vida completa y probar su significado a través de actuar un papel, infinidad de posibilidades, ahí, esperando tan sólo que nos adueñemos de ellas.

Ahora comprendo mejor, que el arte me puede hacer sentir y experimentar la VIDA, los colores, las tonalidades y las emociones. El arte me hace vibrar y me acelera el pulso, me sube los colores, me mueve los músculos, me quita el frío y me aligera la carga, entonces, todo eso es mi alma.

Cuando permito que el arte fluya dentro de mí y me suelto, entonces, ¡¡puedo sentir el alma que llevo dentro!!

Quiero experimentar el arte, porque deseo conocer mi alma,

quiero practicar el arte porque deseo ejercitar mi alma,

quiero llenarme de arte porque deseo alimentar mi alma,

quiero vivir el arte, porque quiero que mi alma viva.

El amor al arte, es el amor al alma.

25 vistas

CONTÁCTAME

Consultorio- Taller

Paseo de las Etnias 84

Residencial las Etnias

Torreón, Coah.,

México

Cel. +52- 1 8711785249

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon