AURORA LUNA WALSS

Psicoterapeuta Especializada en Prevención y Tratamiento  del Trauma

20181021_114657.jpg

TRAUMA

¿Qué es un trauma?

El trauma puede ser entendido desde dos perspectivas, la primera como un evento o una serie de eventos que dejaron heridas en el cerebro y que tienen consecuencias negativas en el desarrollo de la vida de una persona.

 

La segunda perspectiva es como una situación vivida en el pasado o que se sigue viviendo en el presente y que se percibió como amenaza y que ha modificado la vida de la persona.

 

A lo largo de la vida, todos los seres humanos estaremos expuestos en una o muchas más ocasiones a circunstancias que pueden ocasionar traumas, sin embargo, no en todos los casos las experiencias de vida se asumirán como traumas por todas las personas.

Al sufrir un trauma la persona pierde su capacidad de percibirse a si misma de una manera segura y confiada, por lo que tiene reacciones que van desde luchar, hasta congelarse o huir ante circunstancias que percibe amenazantes y que pueden ser reales o imaginarias. De esta manera la persona se desconecta de muchas relaciones y circunstancias porque se siente ansioso, inseguro, tiene miedo o simplemente no puede adaptarse de la misma manera que podía hacerlo antes del trauma.

Hay varios tipos de traumas:

  • TEA: Trauma por estrés agudo, que se relaciona con un evento único. Ejemplo: un accidente de auto.

  • TEPT: Trastorno por Estrés Post Traumático, que se relaciona con un evento único, -o muchos eventos secuenciales, relacionados o no entre sí-, y con una exposición a circunstancias que continúan siendo estresantes o amenazantes, es decir que hubo un evento único después del cual la persona no experimentó un período de seguridad que le permitiera procesar lo sucedido. En este trastorno los síntomas persisten al menos tres meses posterior al evento traumático.

  • Trauma complejo o relacional: Se relaciona con eventos que no han podido ser procesados por la persona y que se extienden en el tiempo, sin que se experimenten períodos de seguridad. Ejemplo: violencia intrafamiliar.

  • Trauma del desarrollo: Se relaciona con el sufrimiento de un niño durante su crecimiento

  • TE o TID: trauma extremo o trastorno de identidad disociativo, que se relaciona con múltiples eventos traumáticos que la persona no ha procesado y que le impiden llevar a cabo una vida normal sin sentirse amenazada constantemente.

¿Cómo se forma un trauma?

El trauma en sus diferentes tipos tiene orígenes diversos y multifactoriales, es decir que puede haber una o muchas causas asociadas al trauma y es muy difícil asegurar que una persona que padece trauma, lo haya desarrollado por un solo evento aislado, ya que la complejidad de la vida y de las relaciones humanas, favorecen que los seres humanos tengamos experiencias que pueden ser percibidas en un abanico enorme de posibilidades.

En su artículo titulado Abordaje Integral de la Clínica del Trauma Complejo, de las psicólogas Isabel Nieto Martínez y María Concepción López Casares, el trauma se explica de la siguiente manera:

Según diversos autores, Leuzinger–Bohleber (2015), Frewen y Lanius (2015), Shapiro (2010), Howe (2005), Fonagy, Gergely, Jurist y Target (2004), Herman (2004), Bateman y Fonagy (2004; 2006) Allen (1995) la traumatización se puede generar en muy diversas situaciones vitales, tanto en edades infantiles como en edad adulta. Puede tener diversos orígenes: proceder de situaciones de trauma de separación temprana; pérdida de objetos primarios; situaciones de negligencia por parte de los cuidadores primarios; violencia de género; ser testigo o sufrir maltrato psicológico en la convivencia diaria; vivir largos exilios o migraciones por pobreza o por conflictos bélicos; persecución política y otros casos con los que nos vamos encontrando en la clínica que responden a los criterios de destrucción insidiosa del trauma complejo. También por la acumulación de microagresiones, a veces sin que medie voluntad de daño, que al ser continuas generan traumatización.

¿Cómo saber si un trauma ha sido superado?

Hay eventos traumáticos en la vida que uno mismo recuerda con claridad, como puede ser una inundación, un terremoto, un duelo, un secuestro, una violación, pero en ocasiones los recuerdos de los sucesos han quedado bloqueados en la memoria y la persona entonces, no comprende el motivo de sus síntomas porque no recuerda con claridad, quizá porque el trauma sucedió en la infancia temprana o porque fue tan perturbador que el cerebro lo guardó en un área a la que la persona no tiene acceso.

Los síntomas son aquellas emociones, pensamientos y conductas que manifiestan el trauma y que cada persona experimenta de manera particular. Entre los síntomas más comunes se encuentran:

  • Sentirse ansioso sin motivo aparente

  • Tener miedo y estar constantemente en estado de alerta

  • Sentirse triste y desganado de manera constante, o que se haya diagnosticado distimia o depresión severa.

  • Pérdida del habla sin causas fisiológicas aparentes.

  • Aislarse y no buscar ayuda por sentirse desesperanzado

  • Reaccionar violenta o agresivamente ante situaciones de la vida cotidiana

  • Dificultad para establecer relaciones con otras personas

  • Sufrir dolores de cabeza, estomacales, en el pecho o en el cuerpo sin razones fisiológicas

  • Tener pesadillas constantes, no poder dormir o dormir en exceso

  • Tener pensamientos invasivos relacionados a uno o más eventos traumáticos

  • No poder realizar las actividades de la vida cotidiana porque las emociones o los pensamientos no lo permiten

En términos generales, el trauma impide a una persona “sentirse bien”, “estar en paz”, y activa un estado de alarma que pareciera no ceder a pesar de cambiar de actividad, pensar en otra cosa o “echarle ganas” a la vida.

Muchas veces los eventos traumáticos sucedieron hace tiempo, pero la persona sigue sufriendo por eso como si hubiera pasado algo grave recientemente, esto ocasiona sentirse incomprendido y aislado, así como no poder hablar de lo que se siente por temor a ser juzgado.

¿Qué es la Psicotraumatología?

 

Esta disciplina se encarga de estudiar la manera en que los traumas se alojan en el cerebro y producen emociones, pensamientos y conductas, así como a diseñar intervenciones fundamentadas en conocer el funcionamiento cerebral, tomando en cuenta la integración de los recursos con los que cuenta la persona, para su sanación.

 

A través de terapias probadas científicamente, documentadas e investigadas de manera profesional por psicoterapeutas entrenados y actualizados en EMDR, (Eye Movement Desensitization and Reprocessing), IFS (Internal Family Systems), Brainspotting, la práctica de la consciencia plena y la consciencia corporal, el terapeuta y el consultante recorren un camino hacia la salud y el desarrollo de nuevos hábitos que permitirán a la persona fortalecerse, aprender y tener una vida de bienestar perdurable.

EMDR es una terapia cuya metodología desarrollada por Francine Shapiro, ha sido probada en pacientes con trauma complejo, trauma severo y sobrevivientes de desastres naturales y guerras, atendiendo no solamente su curación, sino su integración a una vida saludable. Esta forma de terapia incluye ocho fases entre las que se utiliza la estimulación bilateral del cerebro por medio de movimientos oculares y/o tapping, para el reprocesamiento de los sucesos traumáticos.

IFS es una forma de terapia desarrollada por Richard Schwartz, que integra las partes de la personalidad, aceptando que cada persona tiene fragmentos protectores, sensibles y defensores, que actúan dependiendo del impacto del trauma y ayudan a la sobrevivencia y adaptación a las circunstancias.

Brainspotting es una forma de terapia contemporánea que al igual que EMDR utiliza el movimiento ocular, para el reprocesamiento del trauma, facilitando la reestructuración del pensamiento y la creación de nuevos hábitos y patrones de conducta, a partir de estimular los hemisferios cerebrales y las áreas afectadas por el trauma.

¿Cómo se relacionan la Terapia de Artes Expresivas o Arteterapia, y el Trauma?

 

Las artes expresivas como la pintura, el dibujo, la fotografía, la escultura, la danza, el teatro, la narrativa y el juego tienen en común en proceso creativo y el movimiento en el desarrollo de la creatividad de cada persona. Al integrar las artes en el proceso terapéutico se integran también las diferentes áreas del cerebro, desde aquellas que se encargan de la psicomotricidad, el habla y las reacciones por impulso, hasta las que gestionan las emociones y por supuesto, las que albergan el conocimiento, el aprendizaje y la toma de decisiones.

En un proceso terapéutico enfocado al trauma, el terapeuta integrará intervenciones que incluyan la consciencia corporal, la respiración, el desarrollo de consciencia plena o mindfulness, promoviendo el “estar presente”, así como el conocimiento y la exploración de la persona y sus capacidades de compasión, creatividad, claridad, curiosidad, valentía, coraje, calma y confianza.

El desarrollo de un proceso terapéutico que integre el arte resulta sensiblemente delicado para una persona cuyo padecimiento le impide la verbalización, o que al hablar vuelve a sentir las experiencias dolorosas y por tanto tiene miedo de ser retraumatizada.

De esta manera el uso de materiales diversos, colores, formas, texturas, así como el juego, los cuentos, la metáfora y distintos recursos creativos, serán de gran utilidad en la sanación y en la toma de consciencia en el proceso, como lo explica la Dra. Cathy Malchiodi, experta y reconocida terapeuta de artes expresivas:

 

"La neurobiología nos ha enseñado que tenemos que" entrar en razón” para desarrollar componentes efectivos para abordar el trauma. La terapia de artes expresivas libera el potencial de los sentidos para “contar la historia” de experiencias traumáticas a través de formas de comunicación implícitas y no verbales.

Las artes expresivas ayudan a las personas a descubrir con cuáles formas de expresión se autorregulan, comunican sus experiencias de manera reparadora, imaginan narrativas restauradoras y, en última instancia, apoyan la recuperación.

Las artes expresivas tienen un papel único en la restauración de la sensación de vitalidad y alegría en las personas traumatizadas porque la vitalidad no es algo de lo que podamos convencernos. En cambio, se experimenta tanto en la mente como en el cuerpo y particularmente a un nivel somatosensorial".

¿Cuáles son los objetivos de la terapia enfocada al trauma?

Cuando se sufre un trauma el cerebro tiene afectaciones en diferentes áreas, el terapeuta, por medio de la exploración de los síntomas de la persona, explora la activación cerebral y diseña intervenciones que permitirán atender la perturbación existente, así como los síntomas.

Un terapeuta enfocado al trauma evitará hacer juicios de la persona o sus circunstancias, acompañará de manera empática y compasiva, desarrollará una escucha activa sin interpretaciones, teniendo presente como objetivos a trabajar en terapia los siguientes:

  • Acompañar al consultante en el desarrollo de herramientas que le permitan regular sus emociones y reducir la perturbación que le ocasionan los eventos traumáticos.

  • Desarrollar un espacio seguro en la alianza terapéutica, en el que el consultante haga consciencia de su propia resiliencia.

  • Involucrar a la persona en su propia sanación, haciendo que el consultante sea el principal promotor de su propia mejoría, a su ritmo y de acuerdo con su propio desarrollo.

  • Hacer consciencia de sus recursos físicos, mentales, emocionales, espirituales, relacionales y contextuales, con el objetivo de obtener empoderamiento y mejorar su autoestima.

  • Reprocesar los eventos traumáticos y resignificarlos, construyendo con ellos aprendizaje que le permitirá desarrollar nuevos hábitos.

  • Reestructurar su manera de pensar sobre lo sucedido, sobre sí mismo y sobre los demás, de una manera sana y segura.

  • Construir por sí mismo relaciones y espacios en los que pueda desarrollar sus capacidades y recursos psicológicos y emocionales.

 

En la primera sesión de terapia, compartiremos el espacio, responderás algunas preguntas sobre las razones por las que buscas iniciar un proceso, así como sobre los síntomas que has desarrollado y que te impiden sentirte bien. Poco a poco iremos conociéndonos y construyendo un vínculo terapéutico en el que el objetivo a buscar es tu recuperación. Ambos trabajaremos de la mano para encontrar aquellas partes de tu personalidad que han protegido tu funcionamiento y te han permitido buscar ayuda, conoceremos tus fortalezas, capacidades, recursos, para que a tu ritmo conozcamos tus partes protectoras y tus partes sensibles.

En el desarrollo del proceso terapéutico explorarás aquellos eventos, personas y circunstancias que han ocasionado tus síntomas y harás consciencia de tus figuras reguladoras, tus  anclajes saludables y tu resiliencia.

Cada sesión tiene una duración aproximada de una hora y se realiza una sesión por semana, sin embargo entre sesiones podrás seguir trabajando con aquellas herramientas que aprendas y explores en terapia, recuerda que cada persona es diferente y cada uno contamos con un ritmo distinto, de forma tal que cada proceso es único y tiene una duración distinta.

Te invito a agendar una cita y a experimentar un proceso de cambio en el que dejes atrás los bloqueos, las ataduras y las emociones destructivas. Da paso al crecimiento, a la paz interior, a la alegría de vivir y a sentirte por fin

¡muy bien!

 

Referencias bibliográficas:

Herman, J. (1992). A healing relationship. in Trauma and recovery. J. Herman, Trauma and recovery Glenview, IL: Basic Books (Harper Collins), 133-155

Nieto, M. I., López, M.C., (1996) Abordaje Integral de la Clínica del Trauma Complejo. Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid. Clínica Contemporánea. Vol. 7, nº 2, 2016 - Págs. 87-104. ISSN: 1989-9912 DOI: http://dx.doi.org/10.5093/cc2016a7

 

Visitas sugeridas:

Dra. Cathy Malchiodi

Internal Family Systems Institute

EMDR Institute

Branspotting Institute

Continente Seis, Terapia de Arte

CONTÁCTAME

Consultorio- Taller

Paseo de las Etnias 84

Residencial las Etnias

27058, Torreón, Coah.,

México

Tel. +52 8716014985

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

AURORA LUNA WALSS

Psicoterapeuta Especializada en Prevención y Tratamiento  del Trauma

logo AIBAPT Asociacion Iberoamericana de
certificacion CCTP II Aurora.png