top of page

¿Heredar el trauma?

El trauma generacional explica que la exposición a eventos extremadamente adversos impacta a las personas en tal medida que sus hijos se encuentran lidiando con el estado postraumático de sus padres. La experiencia del trauma, o más exactamente el efecto de esa experiencia, se "transmite" de alguna manera de una generación a la siguiente a través de mecanismos no genómicos, posiblemente epigenéticos que afectan la función del ADN o la transcripción de genes.

De esta manera, el trauma generacional se define como:


“Trauma transmitido a través de relaciones de apego en las que el cuidador ha experimentado un trauma relacional y tiene un impacto significativo en las personas a lo largo de la vida, incluida la predisposición a sufrir más traumas”.
(Isobel, S., Goodyear, M., Furness, T. y Foster, K., 2019).


Síntomas de trauma generacional


Los adultos que experimentaron un trauma en la infancia a menudo están “conectados” de manera diferente a los que no lo sufrieron. Sus cerebros, preparados para lidiar con un estrés casi constante, pueden tener dificultades para responder adecuadamente a situaciones que de otro modo parecerían normales y no amenazantes.


Esto explica en parte por qué muchos adultos sobrevivientes de trauma luchan contra la depresión, la ansiedad y otros problemas relacionados con la regulación emocional. Estos problemas de salud mental resultantes pueden contribuir a las dificultades a largo plazo para mantener relaciones saludables y generar problemas en la escuela y/o el trabajo.



Trauma transmitido a través de relaciones de apego en las que el cuidador ha experimentado un trauma relacional y tiene un impacto significativo en las personas a lo largo de la vida, incluida la predisposición a sufrir más traumas”.
Trauma transgeneracional. Herramientas como la fotografía y el genograma, son utilizadas para el trabajo en psicoterapia informada en el trauma.


Los sobrevivientes de trauma externalizan sus síntomas postraumáticos a través de sus comportamientos no verbales y recreaciones inconscientes de miedo y dolor, de modo que el niño se convierte en un contenedor para las experiencias perturbadoras y no deseadas de los padres.


Si bien algunos aspectos de los efectos del trauma intergeneracional siguen siendo cuestionados, las discusiones sobre si existen efectos intergeneracionales clínicamente observables en la descendencia se han vuelto menos polémicas en los últimos años, con el creciente reconocimiento de la universalidad de este fenómeno.


Actualmente, hay discusiones sobre el impacto de eventos históricos como la colonización, la esclavitud y el trauma del desplazamiento en muchas culturas, incluidas las Primeras Naciones y las comunidades nativas americanas, los afroamericanos, los aborígenes australianos y los maoríes de Nueva Zelanda, así como en sociedades expuestas al genocidio, la limpieza étnica o la guerra, como los camboyanos, los armenios, los ruandeses, los palestinos y las comunidades de la ex Yugoslavia.

También hay una literatura creciente sobre los efectos en la descendencia después del maltrato infantil materno.


Hay varias observaciones de que la exposición de los padres o incluso los abuelos afecta a la descendencia a través de mecanismos de transmisión no genómicos.

Un estudio de tres generaciones sobre la obesidad en hombres y mujeres demostró diferentes factores de riesgo y de protección asociados con la disponibilidad de alimentos de los abuelos y los padres durante la pubertad.

Comer en exceso en los abuelos paternos se asoció con un mayor riesgo de diabetes en los nietos, mientras que la disponibilidad limitada de alimentos en los padres se asoció con la protección contra la muerte cardiovascular en los hijos.


La extensión del alcoholismo paterno también se ha asociado con déficits neurológicos y conductuales en la descendencia.

Fumar aumenta el riesgo de cáncer infantil en los hijos de fumadores masculinos, y más tarde se descubrió que estaba asociado con un recuento, motilidad y morfología espermáticos reducidos, y microARN, mitocondrias y proteínas espermáticos alterados en el padre fumador.

Datos de la El Estudio Longitudinal Avon de Padres e Hijos del Reino Unido identificó los efectos del tabaquismo paterno en la descendencia, pero solo cuando el tabaquismo se produjo antes de la pubertad.


En ausencia de estudios que examinen los efectos del trauma a través de la línea germinal masculina en humanos, los hallazgos anteriores demuestran que una amplia gama de exposiciones ambientales, no solo la exposición al trauma extremo, puede tener efectos biológicos y conductuales que persisten en una o más generaciones.

Los estudios futuros que examinen los efectos conductuales y epigenéticos en los espermatozoides en relación con la exposición al trauma pre y pospuberal en los hombres y su descendencia arrojarán mucha luz sobre este tema.


Psicoterapia para el trauma generacional


Al trabajar el trauma en terapia, es labor del terapeuta acompañar al cliente a pensar en términos de que el problema identificado es algo con lo que nació, no necesariamente un problema que haya creado para sí mismo.



La prevención es el enfoque de intervención más eficaz para la transmisión intergeneracional del trauma. Las estrategias preventivas deben dirigirse a los niveles individual, relacional, familiar, comunitario y social. Abordar y prevenir el trauma requiere un enfoque multifacético y multisistémico.

Algunas estrategias al trabajar el trauma generacional tienen que ver con:


•Promover la comunicación entre los miembros de la familia

•Hablar del trauma desde la perspectiva de “lo que pasó”

•Validar las versiones del trauma

•Crear una narrativa que “haga sentido” para la familia

•Enfatizar la seguridad de cada miembro de la familia, desde el tiempo presente

•Notar los patrones de conducta, las creencias compartidas, las formas de resolver los problemas o las maneras de vivir que son heredadas

•Validar los sentimientos de cada miembro de la familia

•Cuestionar: “En mi familia, ¿somos así”?

•Cultivar un sentido de empatía entre los miembros de la familia

•Mirar con curiosidad y compasión el pasado

•Practicar una terapia culturalmente responsable


“La curación del trauma transgeneracional involucra la mente, el cuerpo y un poco de trabajo de detective para explorar la historia de su familia.
Permítase mirar a través de las generaciones de su familia en busca de eventos importantes de la vida y patrones relacionales.
El proceso de curación implica acceder a su capacidad de curación innata, confiar en su experiencia y permitir que la sabiduría de su propio proceso guíe su viaje de curación”.
-Dr. Arielle Schwartz

¡Sigue mi trayectoria!


Desarrollo mi trabajo como Profesional Clínico Certificado en Trauma por el Trauma Research Foundation y soy Psicotraumatóloga por el International Trauma Professional Association.






Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page