top of page

Disociación Estructural de la personalidad

En este artículo explico sobre un conjunto de síntomas que en un amplio espectro presentan algunas personas que han sufrido trauma en alguna etapa de su vida.

Aclaro que no todos los eventos difíciles de la vida quedan almacenados en el cerebro y/o el cuerpo de las personas a manera de trauma. Tampoco todos los traumas provienen de la nada, es decir, que para padecer síntomas que indican la presencia de trauma, es imprescindible haber vivido experiencas complejas, ya sea únicas o prolongadas en el tiempo.

Para leer más ampliamente cómo se forma un trauma, te invito a hacer clic en este enlace, donde seguro encontrarás más información y podrás identificar síntomas que quizá no corresponden a los que explico en esta publicación.


Síntomas relacionados con el trauma


La mayoría de los sobrevivientes de traumas tienen una variedad de síntomas. Incluso aquellos con PTSD “simple” debido a un solo incidente traumático pueden tener síntomas que van mucho más allá de la evitación, la reexperimentación y la hiperexcitación, lo que refleja una variedad de efectos somáticos, cognitivos, afectivos y conductuales del trauma psicológico. A menudo, la disociación se considera simplemente uno de muchos síntomas más que una organización subyacente de síntomas.


En este resumen asumimos esto último, aunque puede resultar difícil decidir si un fenómeno particular es o no una manifestación de disociación estructural o si es algo más. Por ejemplo, un sentido diferente de uno mismo puede deberse a depresión, agotamiento, intoxicación o disociación estructural. La prueba de que los síntomas están relacionados con la disociación estructural radica en mostrar que una parte de la personalidad recuerda un recuerdo o experiencia que otra parte no recuerda.


Hay dos clases de síntomas: los síntomas disociativos negativos se relacionan con la pérdida de capacidades mentales como percepciones, afectos, recuerdos, capacidad de concentración, etc. Su contraparte consiste en síntomas disociativos positivos, como las intrusiones de recuerdos y voces traumáticas.


Se ha observado que:

· Los síntomas negativos son más persistentes y permanentes en el tiempo – desde la perspectiva de la parte aparentemente normal de la personalidad (PAN), que tiene el control ejecutivo la mayor parte del tiempo.


· Los síntomas positivos tienden a aparecer y desaparecer con la intrusión de una parte emocional de la personalidad (PE) en la PAN. Incluyen los síntomas de intrusión del trastorno de estrés postraumático y otros trastornos relacionados con el trauma. En casos más complejos, los PE pueden interferir entre sí; y una ANP puede invadir otra ANP en casos de TID.


Si bien los síntomas de disociación estructural pueden entenderse como positivos o negativos, también pueden entenderse como síntomas que se manifiestan de dos maneras:


· Mentalmente, es decir, como síntomas disociativos psicoformes.

· En el cuerpo, es decir, como síntomas disociativos somatomorfos.


Tanto los síntomas psicoformes como los somatomorfos pueden ser experimentados por una parte de la personalidad y no por otra.


Trauma Complejo, por Aurora Luna Walss, Psicoterapeuta
Disociación de la Personalidad

La disociación es el proceso de distanciamiento emocional que suelen experimentar las personas que atraviesan una experiencia traumática.
En terapia algunos pacientes también lo experimentan durante una abreacción al trauma, es decir, durante el tratamiento de exposición a lo que les sucedió. Esto es distinto de los trastornos disociativos, una afección mucho más grave caracterizada por la división de la personalidad en partes, también llamada disociación estructural.

Disociación Estructural de la Personalidad: una estrategia de supervivencia


Ante el abuso y el abandono, los niños necesitan encontrar alguna manera de sobrevivir psicológicamente.

Los niños maltratados hacen uso de la capacidad del cerebro para dividirse en partes. Puede haber un “niño bueno” que lleva una vida normal lo mejor que puede y que “repudia” al “niño malo”, a quien le sucedieron el abuso y el abandono, como si “no fuera yo”.

En este enlace te comparto una lectura en la que explico a mayor detalle las consecuencias de las Experiencias Adversas en la Infancia.


El modelo de personalidad de disociación estructural postula la escisión como una respuesta adaptativa a las demandas de un entorno traumático. Además, propone que esta respuesta se basa en la división del cerebro izquierdo/cerebro derecho que respalda el "repudio" del "no yo" o de las partes relacionadas con el trauma, y respalda la capacidad de funcionar sin ser consciente de estar traumatizado. Esta evitación fóbica entre partes es una característica clave de la disociación estructural, y la insensibilidad a esto por parte de los terapeutas que buscan tratar el trauma puede ser una causa de que los pacientes no regresen a la terapia.


Síntomas somáticos


Los síntomas somáticos son síntomas físicos que se deben a fuentes de estrés y deterioro. Un ejemplo de este concepto es cuando experimentamos dolor de cabeza o de estómago debido a una gran ansiedad. Estos síntomas no pueden explicarse dentro del sistema médico; sin embargo, sus fuentes están relacionadas con coacciones como los traumas infantiles.


La división provoca el desarrollo de partes impulsadas por defensas animales que son cruciales para la supervivencia. Las partes relacionadas con el trauma, activadas por estímulos de la vida normal e impulsadas por respuestas traumáticas implícitas, pueden experimentar amenaza o peligro y automáticamente involucrarse en comportamientos defensivos como luchar, huir, congelarse, someterse y pedir ayuda incluso cuando la amenaza de peligro es larga. pasado.

Para comprender más sobre estas respuestas, es importante conocer la "Ventana de Tolerancia al Trauma", de Daniel Siegel, así como un poco sobre la Teoría Polivagal, de Stephen Porges.


Esquema del modelo de disociación estructural.


El modelo de disociación estructural plantea la hipótesis de que existen tres tipos de estructuras que se desarrollan como resultado de un trauma:


1. La Disociación Estructural Primaria es la división más simple de la personalidad. Sólo hay dos partes. En primer lugar, existe una “parte aparentemente normal” (PAN) que lleva a cabo los sistemas de acción cruciales para “seguir adelante con la vida”. La otra parte se llama "Parte Emocional" (EP), que contiene los sentimientos y recuerdos del trauma y las reacciones defensivas de los mamíferos relacionadas con él, incluida la lucha, la huida y la congelación o inmovilidad tónica (hacerse el muerto).


Parte aparentemente normal
Las PAN son alters racionales, orientados al presente y arraigados que manejan aspectos de la vida diaria. Incluye interacción social y apego, cuidar de los demás, trabajo, juego, exploración, aprendizaje y atención de las necesidades físicas. Por lo general, muestran un comportamiento evasivo hacia recordatorios de su trauma o estrés, como amnesia, disociación o adormecimiento de la intensidad emocional.

Esta división parece evolucionar con mayor frecuencia como consecuencia de un único evento traumático, aunque también puede observarse en sobrevivientes de abuso infantil en la forma del fenómeno del "niño interior". La disociación estructural primaria es característica de trastornos simples relacionados con traumas, como formas simples de trastorno de estrés postraumático y algunos "trastornos de conversión" (una condición mental en la que una persona tiene ceguera, parálisis u otros síntomas del sistema nervioso (neurológicos) que no pueden explicarse. por evaluación médica).


En la disociación estructural primaria, la PAN, “parte aparentemente normal”, es la principal “parte interesada” de la personalidad y mantiene el control ejecutivo la mayor parte del tiempo. Lleva a cabo sistemas de acción adulta cruciales para la supervivencia, como la exploración, el apego, el cuidado y la sexualidad. La mayor parte del tiempo, la EP "Parte Emocional" , no tiene el control, pero puede asumir el control ejecutivo total durante un flashback en el que se pierde la orientación hacia el presente y la persona revive plenamente un trauma anterior. Una PE es una estructura psicológica que es un subsistema biopsicosocial separado y disociado con recuerdos traumáticos reactivados que pueden involucrar sentimientos, diversas percepciones sensoriales o creencias fuertemente arraigadas. En los casos de trastorno de estrés postraumático, se cree que las PE son más rudimentarias que en los casos de disociación secundaria y terciaria.


Parte Emocional (PE)
Las partes de la personalidad que representan la disociación o contienen los materiales traumáticos extraídos por recordatorios del trauma. Pueden experimentarse como diversos aspectos de flashbacks disociativos o emociones negativas y, a menudo, desconocen el presente. A pesar de esto, en algunos casos aún pueden realizar algunas funciones de la vida diaria.

2. La Disociación Estructural Secundaria es más compleja y se desarrolla cuando la traumatización es prolongada y repetida. El rango de complejidad puede ser muy significativo. La forma más simple consta de dos PE y una PAN que implica la mayor parte del funcionamiento de la personalidad. Otros individuos traumatizados se vuelven mucho más divididos, con varias o muchas PE. Estas PE pueden estar presentes en diversas formas y pueden tener grados muy variados de separación, autonomía y características elaboradas como el nombre, la edad y el género.


3. La disociación estructural terciaria involucra no sólo más de una EP, sino también más de una parte de ANP. El modelo propone que esta forma de disociación es característica del Trastorno de Identidad Disociativo (TID). En tales casos, los sistemas de acción cruciales para "seguir adelante con la vida", como la exploración, el apego, el cuidado y la sexualidad, que se encuentran en una sola PAN en la disociación estructural primaria y secundaria, ahora se dividen entre dos o más PAN. Como en algunos casos de disociación estructural secundaria, algunos PE pueden ser más complejos y autónomos, aparecer en la vida diaria y asumir un control ejecutivo total que no sea simplemente la defensa.



Disociación Estructural de la Personalidad
Disociación Estructural de la Personalidad
"Los fenómenos de disociación patológica son intrusiones recurrentes, discordantes e involuntarias en el funcionamiento ejecutivo y el sentido de uno mismo". – Paul F. Dell, PHD.

Una introducción a las intervenciones de tratamiento.


Esta es la mejor parte que deseo compartirte, la esperanza de un tratamiento adecuado y con posibilidad de recuperación de una vida plena.


En el trastorno de estrés postraumático simple que solo incluye el PAN y un EP rudimentario que contiene la memoria del trauma, generalmente es suficiente un uso directo del protocolo EMDR básico. La desensibilización y el reprocesamiento normalmente restauran la PE y efectúan la unión con la PAN. Los pacientes se vuelven más adaptables en la vida diaria y se dan cuenta de que los recuerdos de sus experiencias traumáticas son parte de su historia de vida y no están sucediendo ahora.


Sin embargo, para las personas más traumatizadas crónicamente, se requiere un tratamiento orientado a fases, como lo describió Pierre Janet hace más de un siglo. Esto involucra:


Fase 1: estabilización y reducción de síntomas, incluido un énfasis en el desarrollo de habilidades y la mejora del nivel mental.


Fase 2: tratamiento de recuerdos traumáticos, incluido el tratamiento de la típica evitación fóbica entre partes, antes de cualquier procesamiento del trauma con Terapia EMDR, sobre la que puedes leer en este enlace.


Fase 3: (re)integración y rehabilitación de la personalidad.


Este tratamiento por fases se puede aplicar de forma sencilla en casos menos complicados de disociación secundaria. Sin embargo, en la mayoría de los casos de disociación estructural secundaria y terciaria, el tratamiento es a más largo plazo y el modelo orientado a fases avanza y retrocede entre las Fases. La Fase 2 se alternará periódicamente con la Fase 1. Más adelante en la terapia, la Fase 2 e incluso la Fase 1 se alternarán con el trabajo de la Fase 3.


IFS y Disociación Estructural de la Personalidad


Los Sistemas Familiares Internos (IFS) es un enfoque terapéutico que reconoce que todas las personas tienen múltiples partes de sí mismas, incluso aquellas sin identidades disociativas. IFS postula que hay un Yo central debajo de estas partes, lo que entra en conflicto con la forma en que muchos sistemas DID/OSDD se experimentan a sí mismos.


La terapia IFS (Internal Family Systems), es una terapia de vanguardia en el tratamiento del trauma y por tanto debe ser practicada por terapeutas capacitados y entrenados formalmente bajo los principios de la práctica informada en trauma.


La relación terapéutica es una parte central para todo el proceso terapéutico en trauma, ya que el terapeuta necesita comprender, respetar y trabajar con las limitaciones del nivel mental del paciente y sus partes disociativas de la personalidad.

El tratamiento para la disociación de la personalidad, al igual que el diseñado para trauma complejo, son personalizados, únicos y específicos para cada paciente. La duración de cada proceso es diferente, sin embargo en ninguno de los casos puede suponerse que vaya a ser un tratamiento a corto plazo, lo cual es importante considerar al inicio de la terapia, hablarlo ampliamente con el terapeuta y tener claros los objetivos a alcanzar de manera realista y comprometida.

Para iniciar el proceso, hay que realizar el encuadre del mismo y la evaluación del paciente.

Solicta información e inicia el camino hacia una vida mejor.




La disociación es un fenómeno común que muchas personas encuentran en formas de distraerse, soñar despiertas o estar en “piloto automático” para tareas que requieren poco esfuerzo cognitivo. Experimentar disociación por sí solo no necesariamente indica un trastorno disociativo. Un trastorno generalmente se define por la presencia de malestar o deterioro clínicamente significativo. Así como sentirse triste no equivale a tener un trastorno depresivo, la disociación por sí sola no equivale a tener un trastorno disociativo.


Referencias:




UNDERSTANDING ‘PARTS’ AND THEIR TREATMENT FROM A STRUCTURAL DISSOCIATION PERSPECTIVE. (OCTOBER 2022)



¡Sigue mi trayectoria!


Desarrollo mi trabajo como Profesional Clínico Certificado en Trauma CPT-IV, por el International Psychotraumatologist Association y el Trauma Research Foundation.


Te invito a conocer cómo es una terapia informada en trauma, haz clic en este enlace. Conoce más sobre mí y mi trayectoria, te invito a que juntos integremos tu experiencia y construyamos una nueva narrativa.





Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page